Relato de “Múltiple 2016”

Con mi modesta participación, aquí os dejo un relato en el que hemos participado unos cuantos autores a propuesta de la maravillosa Revista Tartarus y a la que, por supuesto, no pudimos ni quisimos negarnos. Como más de uno se imaginará al leer el título, algo algo he tenido que ver puesto que fui el que dio inicio al relato y, claro, la ballena tira al mar (cabra en el original)…

Revista Tártarus

Múltiple-2016_Portada.jpgTeníamos muchas ganas de este día y por fin está aquí. Ya podéis descargar y leer el relato Por qué lloran las ballenas, resultado de nuestra iniciativa de escritura y lectura “Múltiple 2016”.

¡Muchas gracias a todos los escritores!

Descarga el relato aquí

Ver la entrada original

Lo que leo (mientras escribo) – I

julias

Lo que escribimos no se entiende sin lo que leemos. No voy a entrar en aquello de que no es posible ser escritor sin leer mucho, porque se contesta por sí solo. Dicho lo cual, os presento una nueva sección de la página en la que hablaré de mis lecturas. No de todas, ni tampoco me voy a poner a hacer reseñas; nunca se me ha dado bien y hay reseñadores de calidad por toda la red. Lo único que pretendo es mostrar una parte de mí que, en mayor o menor medida, se verá reflejada en mis propias publicaciones, porque lo que sí es cierto es que nuestras letras siempre van a venir empapadas de los que nos preceden o nuestros contemporáneos. A los futuros… aún no los podemos leer ^^ Sigue leyendo

La gran regata de la historia

regata.jpg

Ulises alza la mirada hacia lo alto del palo, allá donde el vigía escruta el horizonte. Mira de reojo a Magallanes y a Juan de la Cosa.

—¿Tierra a la vista, Rodrigo?

El de Triana niega con la cabeza y la ansiedad se apodera de toda la tripulación. Si la nave de Erik el Rojo y el capitán Cook les lleva la delantera, ni Cristóbal Colón el genovés podrá obrar la maravilla.

Allá donde fueres

romana

Sabes que deberías olvidarla, poner algo de orden en tu vida. O también podrías tatuarte su nombre virginal en la lengua para así acariciar su sexo cada vez que pronuncias su nombre. Podría ser una monumental coincidencia que se llamara Lolita en lugar de ese nombre tan absurdo: Plo-ti-na. ¿A quién se le ocurre enamorarse de una muchacha llamada Claudia Plotina? Pero eso es lo que tiene utilizar para asuntos tan poco prosaicos ese extraordinario don que tienes para viajar, a voluntad, en el tiempo.

Imagen: Villa romana del Casale, Sicilia (siglo IV)

Brazodemar en las Cylcon 2016

20161114_192611

Todo era posible en la Convención de Castilla y León sobre Fantasía, CiFi y Terror que se celebraría en la Feria de Muestras de Valladolid. Había sido invitado por Ediciones Cívicas y allí me presenté al timón del Aurora Errante para firmar ejemplares de La balada de Brazodemar y compartir una mesa redonda con los escritores Joseba Paulorena (Paciente 101 y coautor de Las cosas son diferentes en Arkham) y David Calleja (Tiempo de duendes), presentados por el también escritor Miguel Jaén para debatir con los asistentes sobre el siempre apasionante tema de los límites de la Fantasía y la Ciencia Ficción. Partíamos en desventaja. Teníamos que competir con Gabriella Campbell y Jose Antonio Cotrina quienes presentaban su último trabajo en el más imponente escenario azul y no tuvimos tanto público como nos hubiera gustado. Aún así, el intercambio de opiniones fue enriquecedor y nos pasamos del tiempo establecido, aprovechando que era la última intervención antes del descanso para comer del domingo. Sigue leyendo

Siguiente, por favor

augusto

En la pista central del circo, Augusto y Tontaina llevaban diez minutos de bofetadas para regocijo del público. Mayores y niños se palmeaban los muslos y dejaban caer ríos de palomitas grasientas. El maquillaje de Tontaina era un borrón de blancos y rojos, con churretes de rímel de puta barata. Fuera de sí, incapaz de soportar tanta humillación, lanzó Sigue leyendo