Revista de verano 2015 – Escritores en Red

Os adjunto el enlace a la revista de verano de 2015 que ha editado Escritores en Red para que podáis leer si lo deseáis los textos que han tenido a bien publicarme.

Pincha en la foto
Revista Literaria EnR - Pedro de Andrés

Anuncios

REVISTA PdÁ LITERARIA

Recojo en esta entrada el nacimiento de una nueva revista en la que tengo el honor de participar y que estará pronto a la venta.






Sobre la revista
https://youtube.googleapis.com/v/LLY9Ohx0gyI&source=uds
La idea de crear PdÁ Literaria surge del sueño de dos editoras literarias, Noemí Trujillo y Anamaría Trillo. Con cariño e ilusión, acogen la obra y los sueños de muchos escritores que, debido a las imposiciones del mercado editorial, no tienen una oportunidad de verse publicados por las grandes editoriales que copan el panorama literario actual.

Playa de Ákaba, la editorial de la que emana la revista, es incapaz, debido a su tamaño y sus medios limitados, de dar salida a todo el talento de tantas y tantas voces que necesitan hacerse oír. Pero desea hacerlo, de ahí que una revista pueda ser una solución. Una revista es un medio ágil y accesible, es una forma de que muchos autores puedan expresarse, puedan ver sus obras en un papel, en un medio que las haga llegar a cientos de lectores. PdÁ es un medio de expresión que recogerá opiniones, reseñas, artículos de actualidad literaria y sobre todo literatura de calidad: poemas, ensayos, relatos…

Nace con el deseo de dar voz a muchos autores de gran calidad, pero aún sin la difusión que se merecen, y, además, con la aspiración de convertirse algún día en una revista de referencia dentro del mundo literario.


La directora de la revista

Anamaría Trillo (Madrid, 1976) es Licenciada en Periodismo y editora. Comenzó su vida profesional en la radio, la prensa escrita y la comunicación empresarial, pero finalmente ha orientado su carrera hacia el mundo del libro, que le permite aunar dos de sus grandes pasiones: leer y escribir. Trabaja como editora y correctora, e imparte cursos de edición literaria. Es uno de los miembros fundadores del grupo literario Generación Subway, en el que coordina una antología de relato. Ha participado en el libro colectivo Nueva carta sobre el comercio de libros (Playa de Ákaba, 2014). El faro de Umssola y otros cuentos subterráneos (Playa de Ákaba, 2014) es su primera incursión en solitario en el mundo literario. Su pasión por el mundo del libro la ha llevado a cultivar una hermosa afición: hacer libros a mano mediante técnicas de encuadernación tradicional.

Formato de la revista


El formato de la revista es DIN A4, con 60 páginas a todo color.

Listado de autores para el nº1


Miguel Hernández García
Efraim Suárez
David Yeste
Eugenio Asensio
Juan Manuel González Lianes
Ángel Silvelo Gabriel
Juan Olivares
Noemí Trujillo
José Payá Beltrán
Enrique Clarós
Ángel Lara Navarro
Mª Dolores Fernández Guerrero
Herminia Meoro
Pedro P. de Andrés
Elena Marqués
Belén Rodríguez Quintero
Anamaría Trillo
Rosario Curiel
Amanda Gamero
Josep Piella
Úna Fingal
Rafa Melero
Ismael Pérez de Pedro
Jorge Gamero
Milagros Arranz
José Cuenca Molina

¿VAMPIRO?

Este relato apareció en el número 133 de la revista digital miNatura dedicado a los vampiros. La traducción al inglés (la revista es bilingüe) contó con la inestimable ayuda de Jose Luis Macarro y Linda Martinez Cash.



¿Vampiro?

Mientras aguardaba al ascensor, repasó lo que su contacto le había contado: aquel tipo llevaba ocupando el piso noventa años y nadie lo había visto nunca. Se pagaban las rentas y las facturas, pero era como si no existiera. No había número de la Seguridad Social, ni una fotografía. Suficiente para despertar la curiosidad de un periodista novato que soñaba con destacar. ¿Cuál era el secreto del señor Floriant?
Tuvo que utilizar la escalera, en el ascensor no existía el ático que buscaba. Descubrió un pasillo con una sola puerta y llamó, sin resultado, con una determinación que no sentía. Ya se daba la vuelta para buscar otra estrategia cuando se abrió la puerta. Ni un ruido. Se quedó embobado, la mirada prendida de aquel rostro perfecto, por no hablar de aquellos ojos de un violeta tan poco natural…,  «Me llamo Marcos Almeida, periodista, si fuera tan amable de contestar a unas preguntas», dijo con un hilo de voz. El hombre le condujo al interior sin pronunciar palabra. Era una galería abierta de unos doscientos metros cuadrados a la que la luz entraba a raudales por las ventanas. Floriant se acomodó en un escritorio que para sí quisiera el director del periódico. «¿En qué puedo ayudarle?» inquirió con una voz que inquietó al joven.

Marcos explicó la incongruencia documental que estaba investigando. «Seguro que hay una explicación…», dejó en el aire la frase, muda invitación para que el otro contara su historia. «¿Sabe usted que solo se utiliza una pequeña parte del cerebro?», contestó, mientras hacía flotar varios objetos en el aire. La temperatura caía de golpe, Marcos estaba paralizado, con la sangre detenida en las venas. La impresión se acrecentó cuando, sin movimiento aparente, su anfitrión apareció a su lado, como si flotara. Floriant dibujó una sonrisa afable y continuó la explicación: «Hacen falta varias vidas para alcanzar la plenitud de poder. El tiempo es la clave…», hizo una pausa teatral y añadió: «Para ello es preciso alimentarse… No, no bebo sangre. Lo cierto es que me alimento de emociones y… su terror me está pareciendo delicioso…».
——————————————————————-

Vampire?

While he was waiting for the lift, he looked over what his contact had told him: that guy was living in the flat for over ninety years and nobody had ever seen him. Bills and rents were paid. No Social Security number, no pictures… Enough to rise a young journalist’s curiosity, hungry for glory. Which was mister Floriant’s secret?
He had to use the stairs, as the elevator didn’t have access to the attic. Then he discovered a corridor with only one door and he knocked unconvinced, to no avail. He was about to turn around when the door opened quietly. He dazed. Mesmerized by a perfect face, not to mention the unnatural violet eyes. «My name is Marcos Almeida, journalist. Would you be so kind as to answering some questions?», he said in a thin voice. The man ushered him inside without a word. It was an open loft, about two houndred square meters, light flooding through large windows. Floriant sat at a magnificent desk. Marcos thought his editor didn’t have such a luxury at his office. «What can I do for you?», inquired with a tone that worried the young visitor.
Marcos told him that some documents he was investigating were a bit dodgy. «I am sure there’s an explanation…», he made a pause, a silent invitation for the other to tell his story. «Do you know that only a small part of the brain is used?», Floriant replied as he was playfully levitating some small objects in the air. Temperature fell down with violence, Marcos was paralized, blood stuck in his veins. His feelings deepened when, without any apparent movement, his host appeared by his side, as he was floating over the floor. Floriant draw a friendly smile and continued: «Several lifes are needed to reach the uttermost power. Time is the key …», he made a theatrical pause and added: «Feeding is essential … No, I don’t drink blood.. To tell you the truth I feed from emotions and… your fear seems delicious …».

¿VAMPIRO?

Este relato apareció en el número 133 de la revista digital miNatura dedicado a los vampiros. La traducción al inglés (la revista es bilingüe) contó con la inestimable ayuda de Jose Luis Macarro y Linda Martinez Cash.



¿Vampiro?

Mientras aguardaba al ascensor, repasó lo que su contacto le había contado: aquel tipo llevaba ocupando el piso noventa años y nadie lo había visto nunca. Se pagaban las rentas y las facturas, pero era como si no existiera. No había número de la Seguridad Social, ni una fotografía. Suficiente para despertar la curiosidad de un periodista novato que soñaba con destacar. ¿Cuál era el secreto del señor Floriant?
Tuvo que utilizar la escalera, en el ascensor no existía el ático que buscaba. Descubrió un pasillo con una sola puerta y llamó, sin resultado, con una determinación que no sentía. Ya se daba la vuelta para buscar otra estrategia cuando se abrió la puerta. Ni un ruido. Se quedó embobado, la mirada prendida de aquel rostro perfecto, por no hablar de aquellos ojos de un violeta tan poco natural…,  «Me llamo Marcos Almeida, periodista, si fuera tan amable de contestar a unas preguntas», dijo con un hilo de voz. El hombre le condujo al interior sin pronunciar palabra. Era una galería abierta de unos doscientos metros cuadrados a la que la luz entraba a raudales por las ventanas. Floriant se acomodó en un escritorio que para sí quisiera el director del periódico. «¿En qué puedo ayudarle?» inquirió con una voz que inquietó al joven.

Marcos explicó la incongruencia documental que estaba investigando. «Seguro que hay una explicación…», dejó en el aire la frase, muda invitación para que el otro contara su historia. «¿Sabe usted que solo se utiliza una pequeña parte del cerebro?», contestó, mientras hacía flotar varios objetos en el aire. La temperatura caía de golpe, Marcos estaba paralizado, con la sangre detenida en las venas. La impresión se acrecentó cuando, sin movimiento aparente, su anfitrión apareció a su lado, como si flotara. Floriant dibujó una sonrisa afable y continuó la explicación: «Hacen falta varias vidas para alcanzar la plenitud de poder. El tiempo es la clave…», hizo una pausa teatral y añadió: «Para ello es preciso alimentarse… No, no bebo sangre. Lo cierto es que me alimento de emociones y… su terror me está pareciendo delicioso…».
——————————————————————-

Vampire?

While he was waiting for the lift, he looked over what his contact had told him: that guy was living in the flat for over ninety years and nobody had ever seen him. Bills and rents were paid. No Social Security number, no pictures… Enough to rise a young journalist’s curiosity, hungry for glory. Which was mister Floriant’s secret?
He had to use the stairs, as the elevator didn’t have access to the attic. Then he discovered a corridor with only one door and he knocked unconvinced, to no avail. He was about to turn around when the door opened quietly. He dazed. Mesmerized by a perfect face, not to mention the unnatural violet eyes. «My name is Marcos Almeida, journalist. Would you be so kind as to answering some questions?», he said in a thin voice. The man ushered him inside without a word. It was an open loft, about two houndred square meters, light flooding through large windows. Floriant sat at a magnificent desk. Marcos thought his editor didn’t have such a luxury at his office. «What can I do for you?», inquired with a tone that worried the young visitor.
Marcos told him that some documents he was investigating were a bit dodgy. «I am sure there’s an explanation…», he made a pause, a silent invitation for the other to tell his story. «Do you know that only a small part of the brain is used?», Floriant replied as he was playfully levitating some small objects in the air. Temperature fell down with violence, Marcos was paralized, blood stuck in his veins. His feelings deepened when, without any apparent movement, his host appeared by his side, as he was floating over the floor. Floriant draw a friendly smile and continued: «Several lifes are needed to reach the uttermost power. Time is the key …», he made a theatrical pause and added: «Feeding is essential … No, I don’t drink blood.. To tell you the truth I feed from emotions and… your fear seems delicious …».