La hora de la siesta

wassap

Comenzó como todas las mañanas, corriendo para no llegar tarde al cole con Fernandito. Sin dejar de sudar, bronca con el director por el comportamiento del “pequeño vándalo” con las miraditas de las mamás-bien de la clase resbalando sobre su piel como veneno oleoso.

Después de hacer la casa y esmerarse en la cocina, la frustrante rutina de intentar comunicarse con Julián a través del abismo de su matrimonio; a él jamás le interesarían sus propósitos de estudiar y labrarse un futuro propio. Lo dejó en el sofá, roncando a través de las noticias deportivas, mientras ella se escondía con el móvil en la habitación a intercambiar con Chema emoticonos de corazones rojos.

Anuncios

2 thoughts on “La hora de la siesta

  1. La soledad y la frustración contenida necesitan una válvula de escape aunque ésta se halle al otro lado de la red.
    Un micro muy tierno y sentido.
    Te había perdido la pista pero ya estoy de nuevo en el buen camino.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s