Dos balas

—No toque a mi novia, señor Presidente —dije con frialdad apoyando su propia Beretta en la sien. Sabía que era como hablar a un trozo de carne. De hecho, así era. Levantó su mirada vacía  y gruñó como un cerdo. No fue difícil apretar el gatillo y desperdigar un poco más de casquería por el Despacho Oval—. No tuviste suficiente con que la becaria te la comiera, que tenías que comértela tú…

Reprimí un sollozo y volví a disparar, esta vez a ella. No quería que volviera de la muerte como había hecho el señor Presidente.

Foto: wikipedia

Anuncios

8 thoughts on “Dos balas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s