JUNGLA DE ASFALTO


Salgo a la calle sin aliento y busco, ansioso, algo a lo que saltar. Finalmente encuentro una sonrisa que destaca entre rostros cenicientos. Me pongo a la par y siento como tira de mi agorafobia en dirección al trabajo. Consigo llegar hasta la 47. Me lanzo al vacío de esta acera sin nada a lo que aferrarme. Pánico. Los buenos días de una vecina me impulsan dos manzanas hasta la Quinta. El tránsito de la avenida es un río caudaloso de caras largas en crisis bursátil. Recurro una vez más al anuncio de cereales; esa boca perfecta que me lleva en volandas hasta la oficina.

Por la tarde, sin prisas, me dejaré llevar por lianas afables de vuelta a casa.

Anuncios

10 thoughts on “JUNGLA DE ASFALTO

  1. Cuánto cuesta, a veces, enfrentarse a lo cotidiano, a lo obligado para poder cubrir lo necesario para vivir… Por suerte, contamos con faros, lianas o la escritura para ponerle un rostro mucho más amable a la realidad.

    Interesante relato, pero esas lianas finales son geniales.

    Un beso

    Me gusta

  2. Cuánto cuesta, a veces, enfrentarse a lo cotidiano, a lo obligado para poder cubrir lo necesario para vivir… Por suerte, contamos con faros, lianas o la escritura para ponerle un rostro mucho más amable a la realidad.

    Interesante relato, pero esas lianas finales son geniales.

    Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s