La gente que brilla

            —Cuando era niño, mi madre venía a darme un beso al acostarme, y siempre me hablaba de la gente que brilla, sobre cómo hallarlos. Tengo treinta y siete años y sigo buscando. En las calles, cuando viajo en tren, en los restaurantes de Madrid, o en los congresos médicos. Pero nunca he encontrado uno de ellos.
          


  El doctor se reclinó hacia mí en su diván para confidencias:


            —No se da usted cuenta, pero tiene un brillo magnífico.
Anuncios

10 thoughts on “La gente que brilla

  1. Qué buen micro, Pedro, que gran lección. Cuantas veces buscamos fuera lo que albergamos, sin darnos cuenta, en nuestro interior.

    Me gustan los seres brillantes 🙂 Y es verdad que no hay que ir muy lejos a buscarlos.

    Besos y abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s