Un Traje Nuevo

Me ha parecido bien empezar este blog con un relato al que tengo mucho cariño porque apareció en http://netwriters.es/ allá por el seis de abril de este año (gracias Atxía), convirtiéndose así en mi primer relato “publicado”.

Un traje nuevo

Siempre me he preguntado qué piensan los soldados al morir. Me parece apropiado, aquí tendido sobre esta monumental montaña de escombros en un planeta perdido, agonizando con las constantes debilitadas y sin contacto con la Unidad. No me llegan sonidos de combate en las proximidades, tan solo ocasionales detonaciones lejanas. Sin embargo, sé que volverán. La Plaga no hace prisioneros, ni deja moribundos atrás. Soy consciente de que me han aparcado, concentrados sus esfuerzos en dar caza a los restos de la Tercera Compañía, sabiéndome más allá de cualquier posibilidad de rescate. Un pitido del infierno me taladra el cerebro. La radio ha vuelto a la vida, aunque sea temporalmente.

—Oficial Rogers. Le escuchamos con mucha interferencia. No conseguimos determinar su posición. Los sistemas de su equipo de combate están desactivados al 90 por cien. Cambio.
—Aquí Rogers. Extracción no procedente. La Compañía Easy ha sido barrida. Repito. La Compañía Easy ha sido barrida. El Sector Delta en manos del enemigo. Cambio.
—Recibido Oficial. Lo lamento —Ruido de estática.
Al diablo. Prefiero morir solo que rodeado de cháchara burocrática. Por el rabillo del ojo observo el indicador de oxígeno. Estoy en las últimas. No serán las heridas las que acaben conmigo. Si mis sensores hubieran funcionado tal vez habría podido intuir la emboscada. El maldito trasto me fue a traicionar en el peor momento. Recibo otra comunicación. Dudo si pulsar el interruptor, pero finalmente me resigno. Grata sorpresa.
—Pete, colega. Estos bastardos no me autorizan una bajada —El Oficial Watts y yo crecimos juntos, y nos graduamos en la misma promoción de la Academia. Es lo más cercano a un hermano que he tenido jamás.
—Yo he dado esa orden. No hay nada que hacer —Mi voz tiene una serenidad que yo no siento. Intento que no me oiga jadear en busca de aire.
—Pero colega. No dejamos a nadie atrás. Tú lo sabes mejor que nadie —Hace una pausa—. La leche, Pete. El sargento Woo ya había desechado tu viejo equipo de combate. Esa armadura tenía más agujeros que el casco de la New Hampshire. La nueva estaba en tu compartimento del Nivel 2. Menuda mierda.
—Olvídalo. Bajar aquí solo servirá para perder más efectivos. Este lugar es pura bazofia. Nos metimos de lleno en la trampa.
—… Ok Pete —vacila unos instantes—. Oye tío, has de saber que han detenido a Sarah.
—¿Cómo dices? —La noticia me golpea como una patada genital.
—Colaboracionismo. Parece que es una agente Vega —Sé que está encogido como si pudiera verlo. Siempre lo hace cuando da malas noticias.
—Estuve con ella anoche, antes de salir para la Base… ¡Joder! Ahora lo entiendo —Me duele más que la herida—. Me echó las cartas, como siempre ¿Sabes? Dijo: «No aceptes un traje nuevo. Vuelve a mí».
—La muy zorra te metió en el avispero, lo siento tío.
Más lo siento yo, que ya no puedo responder. No me queda aire. Ahora sé lo que le pasa por la cabeza a un soldado cuando se muere, despatarrado en cualquier campo de batalla. En sus más diversas versiones, piensa: «Qué putada…».

Anuncios

6 thoughts on “Un Traje Nuevo

  1. Sin duda, Ultralas, este texto es muy apropiado para estrenar este espacio, porque, independientemente del cariño que lo tengas, es un gran relato que dice mucho de ti y de tu escritura. Ágil, bien escrito y con un final extraordinario y sorprendente.

    Creo que me voy a sentir muy a gusto aquí 🙂

    Besos y abrazos.

    Me gusta

  2. Trepo hasta tu rama para dejarme embelesar por el encanto de tu escritura. Llénala pronto de letras y no me sacarás de aquí. Felicidades por este rincón al aire libre que ya desde sus comienzos resulta tan acogedor.

    Me gusta

  3. Poco más que añadir a lo que te han dicho Frida y Atxía.
    El relato es buenísimo y el pisito parece acogedor. Me gusta.
    ¿Tienes café, naranjas, champán? ¿Sí? Entonces me quedo.
    Un abrazo muy grande, paisano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s